Recoger aceitunas. Los orígenes del aceite de oliva

A muchos nos gusta mojar el aceite de oliva en una buena rebanada de pan con tomate, o aliñar los platos que preparamos con éste, pero, realmente, ¿nos hemos preocupado de dónde viene, quién son los productores y recolectores de las aceitunas que luego se convertirán en este líquido tan preciado?

Si nos remontamos al siglo pasado (y hablamos de éste porque es el que tenemos más cerca y algunos todavía recordamos, aunque desde la Antigua Grecia se cultivan cereales, vid y olivo ), cuando no estaban tan mecanizados los trabajos del campo como en la actualidad, a la hora de recoger las aceitunas, la temporada de octubre a marzo generalmente, toda la familia se desplazaba a la caseta de campo para pasar allí los días que necesitaran repasando a mano o con unas uñas especiales hechas de lata, los rincones de la totalidad de la finca donde quedaban aceitunas, algunos pájaros las habían picado y todo el suelo estaba esparcido de huesos.

il·lustració Caseta de camp Godall
caseta de campo

Esto suponía una gran labor, sí, pero se debe tener en cuenta el mantenimiento de los árboles que hacen los campesinos o campesinas durante todo el año. La previsión meteorológica siempre ha preocupado este sector, ya que si no llueve, no “beben” (a no ser que sea una finca de riego como las que se vienen plantando últimamente) y si llueve demasiado, puede dañar los frutos y árboles. Por lo tanto, es una constante estar atentos a las condiciones del tiempo, lo que no puede controlar nadie.

mujeres recogedoras de aceitunas (Godall)

fuente: vilaweb

A medida que han ido pasando los años las técnicas se han modernizado, la invención de la máquina de recoger aceitunas, sobre los años sesenta, favoreció la rapidez en su recolección. Hay que tener en cuenta que al principio no estaba tan perfeccionada como ahora, los pinchos se añadieron más tarde. Tiene una estructura de hierro con una barra dispuesta en paralelo, además dispone de 1 o 2 rodillos de goma. Hoy día existen, aún más sofisticados, los motocultores que como dice su nombre llevan un motor y se puede ir sentado . En introducirse la máquina, las uñas se relegaron a un segundo plano y se utilizaban en lugares donde no podía entrar la máquina.

Todas estas máquinas recogen las aceitunas que ya están en el suelo, pero si se quieren coger directamente del árbol, cuando aún están verdes, se utilizan mallas para recoger aceitunas. Se trata de unas capas de tela largas que se sitúan bajo los árboles donde caen los frutos encima, que se hacen caer con cañas. Una vez el árbol está limpio, se recogen en un capazo. Este tipo de aceituna (toda la gama Lacrima Olea ) ofrece un aceite con sabor a verde, que es muy común actualmente y está valorado positivamente.